Noticias
Por GERMÁN D'JESÚS CERRADA, Mérida (Venezuela) - 20 de marzo del 2014 - 09:28
VENEZUELA

Apuntillados los toros indultados de Torrestrella

La situación del país fue aprovechada por los funcionarios para sacrificar a estos sementales que darían sangre nueva a la ganadería venezolana.

Desde hace mas de un mes, no escribo sobre la fiesta brava, Venezuela vive momentos muy difíciles para pensar en la tauromaquia, que es alegría, pasión, arte y muchas cosas mas, sin embargo hoy retomo la computadora para escribir sobre algo que me ha causado tristeza, la tarde de hoy martes recibí numerosas llamadas, donde me pedían autorización para utilizar unas fotos que tome a tres hermosos toros "Torrestrella" en la finca de Las Porqueras, ubicada en el Municipio Jáuregui del Estado Táchira, donde tiene asiento la ganadería venezolana "Rancho Grande".

En la visita que hiciera con la Comisión Taurina de Mérida a Las Porqueras el pasado mes de febrero, tuve un encuentro con dos toros que habían llenado de gloria a dos toreros venezolanos,  Flor Azul marcado con el numero 107 indultado por el torero Fabio Castañeda en la corrida de su alternativa, Fiscal con el numero 1 indultado por Cesar Vanegas y Chillón sobrero, los tres ejemplares de la prestigiosa ganadería española "Torrestrella".

El pasado lunes llegaron a Las Porqueras funcionarios del Instituto Nacional de Salud Agrícola Integral (INSAI), traían una orden de sacrificar a tan importantes ejemplares para la cabaña venezolana, emitida por la Dirección Nacional ubicada en Caracas, en treinta minutos se perdió el esfuerzo de muchos que pusieron toda su voluntad para traer los dos encierros españoles a la Feria Internacional de San Sebastian 2014, entre ellos el Gobernador del Estado Táchira y La Empresa Taurina "Favio Grisolia", Flor Azul y Fiscal se habían ganado (indultados) seguir con vida por su bravura y nobleza. Desde el mes de enero estaban bajo los cuidados de los ganaderos de "Rancho Grande", un potrero para ellos solos, veterinario las veinticuatro horas, cuidados especiales, ya sus heridas estaban curadas, habían recuperado peso, solo faltaba que estuvieran listos para que montaran las vacas en la finca de Rubio y el visto bueno de sus propietarios, nada de esto valió, para fueran apuntillados sin la presencia de ganaderos y los que hicieron el esfuerzo para traerlos a Venezuela.

La situación que vive San Cristóbal y el país, fue aprovechada por los funcionarios, que sin ninguna contemplación,  sacrificaron a estos tres valiosos ejemplares, que estaban destinados como sementales, que le darían sangre nueva la ganadería venezolana que tanto le hace falta.

El duelo también ha llegado a la afición taurina de Venezuela, dos toros indultados que según las normas del mundo taurino, regresan a las dehesas, en primer lugar para recuperarse y de esa manera refrescar la sangre del campo bravo han sido sacrificados al lado de un sobrero.

Calle Platerías número 41, Colmenar Viejo 28770 - Madrid - España redaccion@cultoro.com
Powered by